> Home Educativa > El Cuaderno

www.porquebiotecnologia.com.ar

El Cuaderno de Por qué Biotecnología nº 60

Volver

El Impacto Ambiental de la Biotecnología Agraria

Evaluar “caso por caso”

Entre las inquietudes más frecuentes que surgen acerca de los organismos genéticamente modificados (OGMs), se plantean las vinculadas con el impacto ambiental. Particularmente, los que más preocupación despiertan son los organismos vegetales genéticamente modificados (OVGM), ya que son los más utilizados globalmente.
El estudio del impacto ambiental causado por el uso de cultivos transgénicos es complejo y su abordaje, claramente interdisciplinario. Debe ser realizado como paso previo a la liberación del OGM y monitoreado posteriormente. Dado los diferentes factores que influyen en el posible impacto ambiental de un OGM, la forma de evaluarlos es “caso por caso”, y el organismo responsable de hacerlo en la Argentina es la CONABIA.

La agricultura y el medioambiente

El surgimiento de la agricultura fue un hecho fundamental en el desarrollo de la humanidad. Sin embargo, al igual que otras actividades humanas, causa efectos sobre el medio ambiente. La agricultura puede ser considerada una actividad “poco natural”, especialmente porque su desarrollo implicó acciones tales como el reemplazo de un ecosistema original por tierras cultivables, la labranza de la tierra y los consecuentes efectos sobre dichos ecosistemas. Así, el principal efecto de la agricultura sobre el medio ambiente ha sido la modificación de los hábitats naturales.

A medida que la población fue creciendo, la proporción de tierras arables por habitante disminuyeron, por lo cual fue necesario crear sistemas agrícolas más intensivos que tuvieran mayor productividad y rendimiento. Con ese propósito, el hombre ha ido seleccionando de forma empírica a través del tiempo las mejores variedades. Es decir, ha realizado una selección artificial de la biodiversidad comestible.

A partir de la década de 1950, con los conocimientos aportados por la Genética clásica basada en las leyes de Mendel (ver Cuadernos Nº 40 y Nº 41), las técnicas “convencionales” de cruzamiento y mutagénesis (ver Cuaderno Nº 39), y la aplicación de agroquímicos, ha sido posible obtener variedades de alta productividad. Esta etapa de la agricultura es conocida como “Revolución Verde” (ver Cuaderno Nº 59), y permitió obtener suficiente alimento para la creciente población de la segunda mitad del siglo XX.

Sin embargo, el continuo aumento poblacional sumado a la limitada tierra arable y a la preocupación por crear un sistema agrícola más sustentable (menos contaminado por agroquímicos y que no avance sobre ecosistemas naturales) plantearon la necesidad de nuevas variedades y prácticas agrícolas que otorguen mayor rendimiento en menor superficie y con menores insumos.

A partir de la década de 1980 la ingeniería genética permitió la transformación genética de plantas (ver Cuadernos Nº 18 y Nº 28) y el desarrollo de nuevos cultivos que respondían al requisito de mayor rendimiento en un sistema agrícola más sustentable.

Los cultivos GM representan un paso más en el mejoramiento vegetal, que siempre involucró técnicas que modifican el material genético de los cultivos. Por ejemplo, algunas de las características introducidas en los OGMs, como la tolerancia a herbicidas, ya han sido introducidas en los cultivos por técnicas tradicionales. Pero, los cultivos transgénicos representan casos particulares, dado que las técnicas de ingeniería genética permiten realizar modificaciones que de otro modo serían imposibles de lograr. Los riesgos y los beneficios de estas modificaciones deben ser considerados y evaluados.

Consideraciones a la hora de determinar los posibles efectos
de un OGM

Teniendo en cuenta los efectos de la agricultura en general, es necesario aclarar algunos conceptos fundamentales a la hora de determinar adecuadamente los posibles efectos ambientales de un OGM:

• Un agroecosistema no es un ecosistema natural, sino un hábitat muy modificado por el hombre.

• Es sobre este tipo de ecosistema no natural que se debe analizar el impacto de cualquier cambio en las prácticas agrícolas.

• Se debe comparar el sistema nuevo en relación al que ya se utiliza, ya que la nueva variedad GM se cultivará en agroecosistemas cultivados con variedades convencionales, ya modificados por el hombre.

• Se debe comparar los efectos de cultivar un cultivo OGM con su contraparte no OGM.

Este tipo de análisis que realizan los organismos reguladores permite determinar de forma clara y precisa los posibles efectos de un OGM, la naturaleza de su impacto, los beneficios y riesgos asociados y posibles modos de manejarlos.

Posibles impactos de los OGMs

Al evaluar la introducción de un cultivo transgénico al agroecosistema se hace un análisis de los posibles efectos negativos y positivos (riesgos y beneficios) de cada cultivo en particular en cada región en particular, con el criterio de “caso por caso”, dado que cada transgén y cada lugar donde se lo cultive forman un conjunto de factores único.

En términos generales, el impacto de los OGMs comercializados actualmente se pueden clasificar en dos tipos:

1. Impacto Directo: está dado por las características propias del OGM como resultado de la modificación genética introducida. Podría incluir efectos sobre la salud humana, la transferencia de genes entre especies, efectos no intencionales sobre especies no-blanco, impactos en el suelo, etc.

2. Impacto Indirecto: está relacionado con los efectos del manejo agrícola del OGM en el agroecosistema. Podría incluir efectos por cambios en el uso de agroquímicos, prácticas de manejo del suelo, impactos más amplios como el riesgo para la salud por la aplicación de agroquímicos, etc.

En las siguientes tablas se detallan algunos argumentos acerca de posibles impactos ambientales de los OGMs, y las consideraciones a la hora de evaluar los riesgos.

Impacto directo sobre el medio ambiente
Posible efecto
Evaluación de riesgos

Impacto sobre sistemas vegetales Dispersión no intencionada de los cultivos GM fuera del área de cultivo. que podrían competir con plantas silvestres, especialmente si portan alguna ventaja adaptativa.

Generalmente esto no sucede, dado que los cultivos agronómicos tienen menor ventaja adaptativa que las especies silvestres, y necesitan de prácticas agrícolas especiales para poder prosperar; luego de una o dos generaciones desaparecen de los campos no cultivados.

Transferencia de genes a especies silvestres compatibles (“flujo horizontal de genes”) que podrían “contaminar” a otros organismos. El intercambio de genes entre plantas cultivadas no OGM y plantas silvestres en condiciones naturales es conocido. Ocurre con baja frecuencia y está restringido al área de dispersión del polen, que varía con las especies. Además, deben coexistir ambas especies en momento reproductivo, los descendientes deben ser fértiles, y debe existir una presión selectiva que le otorgue a la especie silvestre alguna ventaja adaptativa. Si no existe dicha ventaja, el “híbrido” se pierde con las generaciones. Al realizar análisis de riesgo se evalúan regiones de mayor diversidad de especies compatibles, y en el caso de dos variedades emparentadas, una OGM y otra no OGM, se establecen condiciones de aislamiento para minimizar la posible “contaminación” con polen de la otra variedad.

Creación de malezas con ventajas adaptativas como resultado de polinización cruzada con cultivos GM.
Los genes que confieren tolerancia a herbicidas en los OGMs podrían transferirse a especies silvestres vecinas. Podrían originarse ”supermalezas” por el cruzamiento de un OGM tolerante a herbicida con una maleza silvestre compatible.

Si los “híbridos” crecen en ausencia de presión de selección (en un campo donde no recibe el herbicida), dicha ventaja no será seleccionada, y se irá perdiendo en las generaciones. Si los “híbridos” crecen en regiones de selección, se debería aplicar otro herbicida en el momento indicado para eliminarlos.

El desarrollo de malezas resistentes a herbicidas se vincula con prácticas de manejo, y los riesgos son similares a los que aparejan los no transgénicos. Este hecho debe ser considerado y se han reportado casos de este tipo.

Impacto sobre la diversidad genética de los cultivos. La ingeniería genética p odría reducir la diversidad genética de los cultivos. Una vez incorporado el transgén a unas pocas plantas, puede ser transferido desde esa variedad GM a muchas otras variedades por cruzamientos naturales. El hecho de agregar un transgén no disminuye la variabilidad ya presente. En Argentina existen diferentes variedades de soja y maíz GM, adaptadas a distintas regiones. La mayor amenaza a la biodiversidad es la conversión de áreas naturales en áreas agrícolas, aunque esto no puede atribuirse a los cultivos transgénicos.
Impacto sobre otros organismos (no vegetales) y sobre otros recursos naturales

Efecto tóxico o antagonista sobre otros organismos.
Se aplica particularmente en el caso de los cultivos Bt, resistentes a insectos, que podrían afectar a insectos beneficiosos o no dañinos para los cultivos.

Al evaluar el riesgo, se estudia la especificidad en la toxicidad de la proteína insecticida codificada por el transgén. Las toxinas Bt son muy específicas y causan la muerte de un tipo de insectos en particular cuando se alimentan del cultivo, mientras que son inofensivas para el hombre y para insectos benéficos como las abejas. También se realizan estudios en otros organismos que pudieran ingerir a los insectos blanco, como ser aves, mamíferos, etc. Estos efectos deben compararse con los de otros insecticidas que se aplican en cultivos no GM.

Impacto indirecto sobre el medioambiente
  Posible efecto Evaluación de riesgo
Cambios en el uso de agroquímicos Impacto negativo sobre la calidad del suelo, el agua, y la biodiversidad debido a cambios en el manejo de los pesticidas.

Los OGMs cultivados actualmente han mostrado efectos benéficos en este aspecto:

- - - han sido diseñados para tolerar herbicidas no persistentes en el ambiente, de menor toxicidad y residualidad que los utilizados anteriormente. Estos herbicidas controlan un amplio rango de malezas, por lo cual se logró disminuir el uso de otros herbicidas y el número de aplicaciones, reduciendo así el uso de combustibles y el compactamiento del suelo por efecto de la maquinaria.

- Los cultivos resistentes a insectos fabrican una proteína insecticida específica, por lo cual disminuye el volumen de insecticidas químicos de amplio espectro aplicados, reduciendo así el riesgo de eliminar otros organismos.
  Resistencia de las pestes debido al uso incrementado de un solo agente de control. En el caso de los cultivos tolerantes al herbicida glifosato se habrían detectado malezas tolerantes a dicho herbicida.

Este mismo efecto se ha observado con cultivos obtenidos por cruzamiento tradicional. La solución es una manejo integrado de malezas, asociado a una breve aplicación de otro herbicida.

Hasta la fecha no se ha documentado ningún caso de resistencia por parte del insecto blanco a la proteína expresada en plantas.
Cambios en las prácticas y manejos de áreas de cultivos Reducción en la necesidad de labranza debido a cambios en el manejo de malezas por los OGMs tolerantes a herbicidas Se utiliza el sistema de Siembra Directa (“labranza cero”). Esto evita la erosión del suelo por la labranza, evita el paso repetitivo de la maquinaria y por ende el compactamiento del suelo y el uso de comustible; además, el rastrojo que se deja aporta nutrientes y humedad para el próximo cultivo. Esto acelera los tiempos de cosecha y siembra de otro cultivo, llevando a un aumento en la rotación de cultivos.
  Cambios en las prácticas de rotación El uso de agroquímicos de menor residualidad, ha llevado a un aumento paulatino en el uso de campos con rotación de cultivos, con su consecuente beneficio para el agroecosistema.

Evaluación de impacto ambiental: la función de la CONABIA

La primera evaluación de un OGM se refiere a su impacto sobre el ambiente. El marco regulatorio analiza caso por caso, y acompaña el desarrollo del OGM desde los ensayos en invernáculo o a campo en pequeña escala, y lo interrumpe cuando existen dudas razonables sobre los riesgos para el ambiente. Por lo tanto, ningún producto puede llegar al mercado si no ha cumplido satisfactoriamente los requisitos de seguridad.

Las decisiones de la CONABIA están basadas en criterios científicos y tomaron como modelo los utilizados por Estados Unidos y la Unión Europea. En estados Unidos, ante la ausencia de evidencia en contra, se considera al OGM como autorizable. En cambio el sistema europeo es un poco más estricto, y se basa en el principio precautorio: deben existir evidencias de su inocuidad y beneficios para el medioambiente antes de ser autorizado. Este es el principio que se aplica en la Argentina.

La autorización para la comercialización de un cultivo transgénico está a cargo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA) y se basa en los informes elaborados por sus comisiones asesoras:

• la evaluación del riesgo para el ambiente, a cargo de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA),

• la evaluación de la seguridad alimentarla, a cargo del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA),

• la evaluación del impacto de la liberación comercial del OGM sobre los mercados internacionales está a cargo de la Dirección Nacional de Mercados Agroalimentarios (DNMA).

La normativa argentina analiza caso por caso y está basada en las características y riesgos identificados del producto biotecnológico en función del uso propuesto. Sólo se contemplan aquellos aspectos de los procedimientos empleados para su obtención que pudieran significar un riesgo para el ambiente, la producción agropecuaria o la salud pública.

¿Qué es la CONABIA?

Es la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria. Fue creada en octubre de 1991, y depende de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA).

¿Cuál es la función de la CONABIA?

Su función es evaluar los posibles riesgos de introducir la variedad transgénica en los agroecosistemas, y autorizar su liberación para siembra a escala comercial.

¿Quiénes integran la CONABIA?

CONABIA está integrada por representantes de una diversidad de instituciones involucradas en la Biotecnología Agropecuaria de los sectores público y privado:

Tabla 1: Composición de la CONABIA

Representantes del Sector Público
Representantes del Sector Privado
Coordinación técnica de la Comisión: Dirección de Agricultura (Secretaría de Estado de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos) Asociación de Semilleros de Argentina.
INASE: Instituto Nacional de Semillas.
SENASA: Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria.

Foro Argentino de Biotecnología.
Cámara de Productos de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes.

Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable. Cámara Argentina de Productos Veterinarios.

Institutos Nacionales de Investigación:

• De Investigaciones Agropecuarias.
• De Investigaciones Científicas y Técnicas.
• Universidad de Buenos Aires.

 
Sociedad Argentina de Ecología.  

Fuente: Biotecnología y Mejoramiento vegetal. Editores Viviana Echenique, Clara Rubinstein y Luis Mroginski. Ediciones INTA - Argenbio. 2004.

Criterios de CONABIA para la aprobación de un OGM

Las decisiones de la CONABIA para la aprobación de un OGM están basadas en criterios científicos. En Argentina se aplica el principio precautorio según el cual deben existir evidencias de inocuidad y beneficios para el medioambiente antes de ser autorizado, y las medidas tomadas para reducir el riesgo deben guardar relación con el nivel de riesgo potencial.

En tal sentido, los factores que determinan la seguridad de una liberación al medio son:

Características del organismo:

• Posibilidades de entrecruzamiento.

• Capacidad de transformarse en maleza.

• Identificación de la especie donante del gen, y del producto genético y la vía metabólica afectada.

• Antecedentes sobre transferencia de genes a la misma u otras especies.

Características del sitio y del ambiente que lo rodea:

• Descripción del sitio y ubicación exacta en un plano.

• Detalle y tamaño de las parcelas.

• Cantidad de semillas a emplear.

Empleo de condiciones experimentales adecuadas:

• Objetivo de la liberación.

• Medidas de aislamiento.

• T écnicas para detectar la transferencia de genes desde el OGM al ambiente.

• Descripción de la disposición final del material y del destino propuesto (tratamiento de la tierra, monitoreo pos cosecha, uso futuro del terreno, controles posteriores, duración de los controles y destino de la cosecha).

¿En qué casos se debe solicitar permiso a CONABIA?

Se deben solicitar permisos a CONABIA en los siguientes casos:

• Realización de una prueba de laboratorio-invernadero.

• Realización de prueba a campo. Si la primera etapa de pequeña envergadura y en condiciones de aislamiento es aprobada favorablemente, el evento se considera “flexibilizado” para realizar ensayos a campo de mayor envergadura.

• Multiplicación precomercial del material. Este permiso se solicita si las pruebas a campo fueron positivamente evaluadas y el SENASA aprobó su utilización para alimentación humana y/o animal, y el cultivo se aprobó para su comercialización.

Una vez evaluada la solicitud, la CONABIA se expedirá respecto de la conveniencia de autorizar o no la liberación del OGM y lo elevará para su autorización al secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Finalizado el período autorizado, el solicitante deberá presentar ante la CONABIA un informe final.